TIME: “El año es 2021, y la estrella del pop de la que más se habla en el mundo es Britney Spears”

(TIME) – El año es 2021, y la estrella del pop de la que más se habla en el mundo es Britney Spears. Sí, esa es la misma Britney Spears que no ha lanzado un álbum de estudio desde la administración Obama. La misma Britney Spears que no ha estado de gira desde 2018. Y la misma Britney Spears que, hace dos años, anunció una ‘pausa laboral indefinida’ y canceló una residencia en Las Vegas semanas antes de que comenzara. De hecho, una forma de explicar el resurgimiento del interés en todas las cosas de Britney es que ahora está en las noticias debido a cuánto tiempo ha estado fuera de las noticias.

Específicamente, de repente es omnipresente en la cultura pop, en los titulares, en las redes sociales y en varios bocetos de SNL, gracias a un nuevo documental llamado Framing Britney Spears que ahora se transmite a través de FX y en Hulu. Dirigido por Samantha Stark, como parte de la serie The New York Times Presents, ofrece una cronología completa de la carrera de Spears desde The Mickey Mouse Club hasta su presente aparentemente aislado, con un enfoque en la tutela bajo la cual fue colocada en 2008, que le dio a su padre Jamie Spears el control sobre sus finanzas y su carrera. Aunque no es una polémica, el argumento subyacente del filme es claro. Como lo expresó con tanta fuerza la legión de fans convertidos en activistas que han pasado años agitando en su nombre: #FreeBritney.

Ese grito de guerra se ha extendido desde el estreno del documental el 5 de febrero, y el movimiento para liberar a la cantante y madre de 39 años está ganando impulso rápidamente. Los medios de comunicación, así como los comediantes como Sarah Silverman, han expresado su pesar por el trato que le han dado a ella. Su ex novio Justin Timberlake, a quien Stark destaca por manipular la narrativa en torno a su ruptura, se disculpó no solo con Spears, sino también con Janet Jackson, cuya carrera sufrió después de que él expuso su pezón en un incidente notorio en el Super Bowl de 2004.

El 11 de febrero, un juez confirmó que Jamie Spears tendría que compartir los deberes de tutela con un tercero, en una sociedad que presumiblemente le impedirá ejercer un poder unilateral sobre su hija.

Ha sido un correctivo alentador, aunque muy retrasado, de décadas de crueldad casual hacia una mujer que ha luchado abiertamente con la objetivación sexual, la vigilancia de los paparazzi, el severo escrutinio de los medios y la salud mental. Spears no es el único espectro de la feminidad del cambio de milenio que se ha convertido recientemente en objeto de una reconsideración pública masiva.

error: Content is protected !!
Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com