Los fans se encontraron con un mensaje de voz enviado por uno de los abogados de Britney Spears hace dos años. Jamie Spears, el padre de la cantante pop, supuestamente canceló su actuación en Las Vegas porque ella se negaba a tomar su medicación, tras lo cual Jamie le quitó el permiso de conducir a su hija y encerró a Spears, de treinta y nueve años, en una clínica contra su voluntad.

La forma exacta en que se obtuvo el mensaje de voz era irrelevante. El rumor corrió por Internet y en pocas horas una multitud de manifestantes se plantó frente al ayuntamiento de West Hollywood. Sus pancartas llevaban el ya conocido grito de guerra: #FreeBritney. Cuando Spears salió de la clínica dos meses después, proclamó que estaba bien.

La mayoría de los fas se dieron por satisfechos y se fueron a casa. Uno de los espectadores que aún no estaba convencido de la seguridad de Spears era Charlie Brooker, guionista británico y creador de la serie de ciencia ficción Black Mirror, a veces aterradoramente realista. Inspirado en la relación de Spears con su manipulador padre, escribió el episodio 

Rachel, Jack and Ashely Too para la quinta temporada de la exitosa serie.

Persona o producto

Rachel, Jack and Ashely Too no trata de Spears sino de Miley Cyrus. Cyrus, otra cantante de pop que lleva actuando desde la infancia, interpreta a una estrella del pop ficticia llamada Ashley O, cuya carrera y vida personal son planificadas al detalle por su tía. Esa tía, que también es la representante de Ashley, compone su música y organiza sus actuaciones.

Pero eso no es todo. Para la tía, Ashley O no es una persona sino un producto. Ella determina la ropa que lleva Ashley O, la comida que come y la gente con la que se junta. En el escenario, Ashley O canta sobre temas como la libertad y el ser uno mismo, pero entre bastidores es rehén de una red invisible de inversores.

Cuando Rachel, Jack and Ashely Too llegó a Netflix en junio de 2019, aún no se había establecido el vínculo entre Ashley O y Spears. Parecía más lógico que Ashley O representara una versión ficticia de la propia Cyrus. Al finalizar su contrato con Disney, Cyrus tiró su personaje de Hannah Montana a la basura y comenzó un verdadero viaje de autodescubrimiento.

Padre en el tribunal

Black Mirror ha predicho a menudo el futuro. Brooker vio venir hace años la influencia de las redes sociales y los peligros de las aplicaciones de citas. También en el caso de Spears, el guionista acertó desde el principio. Mientras los espectadores olvidaban la historia de Ashley O, Spears arrastró a su padre a los tribunales, con la esperanza de que la justicia le privara del derecho a su existencia.

El 23 de junio de 2021, hizo la siguiente declaración: “El año pasado dije que me iba bien y que era feliz. Eso fue una mentira. Estoy temblando. Estoy traumatizada. Estoy furiosa. Tengo miedo de la gente. Ya no puedo confiar en ellos. No puedes obligar a alguien a hacer cosas que no quiere hacer. El control de mi padre es perjudicial. Esta no es forma de vivir”.

Por primera vez en su vida, Spears habló del poder que su padre ejercía sobre ella. Durante años obligó a Spears, que quería tener hijos, a tomar píldoras anticonceptivas. La razón: el embarazo sólo se interpondría en su carrera. Las relaciones y amistades debían ser aprobadas por su padre, y ningún psiquiatra podía tratar a Spears sin su consentimiento.

La situación de Spears es un reflejo de lo sucedido en Rachel, Jack and Ashely Too. Cuando Ashley O intenta resistirse a su tía, le recetan anestesia. Sin resistencia, su tía puede manipular a Ashley O más fácilmente.

Spears atrapada

Black Mirror es una serie dramática y, por tanto, cabe esperar un poco de exageración. Sin embargo, a Spears le está pasando exactamente lo mismo que a Ashley O. Ambas cantantes no tienen control sobre su música, y mucho menos sobre su vida privada. Su existencia es propiedad de sus gestores, familiares a los que les importa más el dinero que la felicidad.

Por primera vez en esta deprimente serie, Ashley O tiene un final feliz. La cantante consigue sacar a la luz las acciones de su tía y gana la libertad de hacer su propia música. Por desgracia, el mundo real no es un cuento de hadas. Incluso después de que el juez escuchara lo que se le hizo a Spears, su padre no fue castigado.

El tribunal consideró que Spears -una ex alcohólica que, según su padre, padece múltiples enfermedades mentales- no es capaz de cuidar de sí misma. Por lo tanto, de momento su carrera queda en manos de su padre. Esperemos que, con el apoyo de sus fans, Spears pueda recuperar su futuro como lo hizo Ashley O.

Vía: Esquire NL

Soy de Buenos Aires, Argentina, fan de Britney desde 2001, el amor incondicional que tengo hacia ella me hizo con que quiera compartir con todos ustedes un espacio único y confiable donde podamos disfrutar de su vida y carrera.

error: Content is protected !!
Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com