Categoría: "Destaque"

‘Britney vs Spears’, recién estrenado en Netflix, revela una serie de documentos donde la cantante explica que lleva años sin ser feliz.

La lucha de Britney Spears para recuperar su propia tutela en los tribunales se juega en paralelo a la carrera por tratar de contar su calvario personal. Este martes, un día antes de que se celebre la próxima vista de su caso, se ha estrenado en Netflix el documental Britney vs. Spears.

Bajo la dirección de Erin Lee Carr, apoyada en la periodista Jenny Eliscu, que entrevistó a la cantante en dos ocasiones para la revista Rolling StoneBritney vs. Spears disecciona las vicisitudes de la estrella del pop durante los últimos trece años, desde el inicio de la tutela por parte de su padre, Jamie, hasta la actualidad. Además, aporta nuevas pruebas de las posibles irregularidades de la misma.

En agosto de 2020, una fuente anónima se puso en contacto con Carr y Eliscu para entregarles unos documentos legales hasta ahora inéditos, y que el documental afirma que han sido contrastados. Todos ellos vienen a corroborar lo que hoy se sabe: que vive en una cárcel de oro de la que ha estado intentando librarse desde 2009, un régimen de semiesclavitud bajo el cual se la obligaba a trabajar a la vez que se le anulaban sus libertades personales.

En el informe más antiguo al que ha tenido acceso el equipo del documental, que data de su primer ingreso psiquiátrico en 2008 y que sirvió para reclamar su tutela, se declara que padecía demencia, un diagnóstico muy cuestionable —como explica uno de los expertos que participa en el film— para alguien que, como la cantante, a las dos semanas estaba trabajando. También se explica que durante el proceso para perder la tutela de uno mismo, la persona a la que le va a afectar esta decisión tiene cinco días para contraargumentar, período que a la cantante se le negó alegando que Sam Lutfi, su exmanager y amigo, ejercía una influencia negativa sobre ella —se dijo que la drogaba y manejaba sus finanzas— y que había que alejarla de él cuanto antes. Lufti rebate esta afirmación en el documental: “Le hicieron cientos de análisis de sangre y de drogas y los pasó todos. Por eso nadie vino a mi casa. Nadie me acusó de nada”. La familia de Britney, sin embargo, consiguió que en 2019 se le impusiera una orden de alejamiento de la cantante.

Entre los documentos que enseña Britney vs Spears se encuentran varios informes médicos presentados por su abogado ante los tribunales para seguir certificando la necesidad de su tutela. Ninguno de los encargados de realizarlos se han relacionado con el caso públicamente ni quieren hacerlo salvo el doctor J. Edward Spar, que aparece citado en documentos judiciales del caso, y que en el documental se niega a afirmar su implicación en él: “Si me enseñas un documento firmado por mí, verificaré mi firma. De lo contrario, no voy a contar si alguien me contrató para evaluar a nadie”. En uno de esos informes se puede leer: “Britney Spears carece de la capacidad para mantener y dirigir a un abogado”, lo que le ha llevado a verse obligada a mantener como letrado durante los últimos trece años a Sam Ingham, elegido por su familia.

Otros testimonios inciden en que la estrella lleva intentando librarse de su restrictiva situación. Andrew Gallery, director de For the record, un documental que la MTV realizó sobre la cantante en 2008, cuenta que Spears le entregó en secreto una carta para que él la leyera en televisión y así amplificar su situación, pero después de recibir una llamada de los abogados de ella, decidió callar. También la propia Jenny Eliscu narra que en 2009 se unió a uno de los exnovios de la cantante, Adnan Ghalib, y a Sam Lutfi para tratar de conseguir que firmara un documento que presentar ante los tribunales para pedir libertad para cambiar de abogado. La peripecia, que incluía que Eliscu burlase a todo el equipo alrededor de la cantante en el hotel Montage, se consumó. Sin embargo, el juzgado denegó su petición, alegando que debido a su condición de tutelada no tenía permiso para escoger a su propio abogado.

La situación, que planteaba un conflicto de intereses constante bajo el cual quien representa a la cantante en los tribunales está trabajando al servicio de quienes ejercen el tutelaje solo se ha roto después de la demoledora declaración de la intérprete de Toxic ante la juez Brenda Penny el pasado 23 de junio. Entonces la cantante relató desolada el régimen en el que vivía, que la ha obligado, entre otras exigencias, a tomar litio y a tener implantado un DIU para frenar sus deseos de ser madre junto a su prometido, el actor Sam Asghari, con quien por supuesto no puede casarse sin permiso: “No soy feliz. Pensé que si lo repetía lo suficiente, lo sería, porque estaba negando las cosas, estaba en shock. Estoy traumatizada. No soy feliz, no puedo dormir. Estoy enfadada y deprimida, lloro todos los días. Y se lo digo porque no entiendo cómo el estado de California puede tener todo esto por escrito de mi anterior comparecencia y no hacer nada. Mi padre y todos los involucrados en esto deberían ir a la cárcel”.

Tras el testimonio de la cantante y su eco público, varios de los miembros que formaban parte del equipo de su tutelaje han renunciado a sus trabajos. El primero fue su manager Larry Rudolph, y dos días más tarde, el propio Ingham.Entonces la juez por fin le permitió contratar a un abogado por sí misma. El elegido fue Matthew Rosengart, que ha trabajado para estrellas como Sean Penn, Julia Louis Dreyfuss y Steven Spielberg, Rosengart ha conseguido que el padre de la cantante acceda a retirarse de su tutela económica, la única que mantenía en la actualidad. Y además, como señala el documental, da carta de conformidad a todo lo que relata Britney vs Spears. La lucha de Britney Spears en los tribunales se juega en paralelo a la carrera por tratar de contar su calvario personal, sí, pero como en todos los juicios mediáticos, una se sirve de la otra. El miércoles 29 se sabrá si la estrategia de Rosengart trae los frutos que su cliente lleva 13 años pidiendo desesperadamente.

La revista norteamericana Rolling Stone rehizo su lista de las 500 canciones más grandes de todos los tiempos y tanto Toxic (2004) como …Baby One More Time (1998) figuran entre ellas quedando por delante de temas como Vogue de Madonna.

En la nota, Rolling Stone nombra a Britney Spears como “la artista femenina pop más influyente desde Madonna”.

Toxic – #114

Después de años de éxitos maximalistas, la princesa del pop optó por algo un poco más sutil con los productores Bloodshy y Avant, que apilaron guitarra James Bond, cuerdas de Bollywood y codificadores de voz robo-funk, creando un tipo diferente de canción que se sintió pegajosa y dulce. pero también global y vanguardista. ‘Toxic’ redefinió la imagen y el sonido de Spears, pero casi no fue para ella. “Esto fue escrito en Suecia”, explicó la coguionista Cathy Dennis. “Fui allí para escribir para Janet Jackson en mente”. La canción no terminó llegando a Jackson, y luego fue pasada por alto por Kylie Minogue antes de llegar a las manos de Spears.

…Baby One More Time – #205

La canción que presentó al mundo a la artista pop femenina más influyente desde Madonna, fue originalmente destinada a TLC, pero el grupo de R&B la rechazó. Una vez que el compositor sueco Max Martin conoció a Spears, una nueva cantante de 15 años de Jive Records, pensó que tenía a la persona adecuada para la canción. Spears estuvo de acuerdo.

El renombrado site de entretenimento, The Guardian, ha elegido las 30 mejores canciones de la carrera de Britney Spears:

“Mientras celebra su compromiso y lucha por su autonomía, celebramos lo mejor de una artista que ayudó a definir el pop del siglo XXI.” por Alim Kheraj

30. Hold It Against Me (2011)
29. Radar (2007)
28. Till the World Ends (2011)
27. Me Against the Music (feat Madonna) (2003)
26. Quicksand (2008)
25. Make Me… (feat G-Eazy) (2016)
24. Get Naked (I Got a Plan) (2007)
23. 3 (2009)
22. Lucky (2000)
21. Slumber Party (2016)
20. And Then We Kiss (Junkie XL remix) (2005)
19. Breathe on Me (2003)
18. Break the Ice (2007)
17. Unusual You (2008)
16. Work Bitch (2013)
15. Womanizer (2008)
14. How I Roll (2011)
13. Man on the Moon (2016)
12. (You Drive Me) Crazy (The Stop! remix) (1999)
11. Born to Make You Happy (1999)
10. Oops! … I Did It Again (2000)
09. Touch of My Hand (2003)
08. Everytime (2004)
07. Gimme More (2007)
06. I’m a Slave 4 U (2001)
05. Overprotected (2001)
04. Toxic (2003)
03. … Baby One More Time (1998)
02. Piece of Me (2007)

01. Stronger (2000)


“Cualquier canción que comience con una sirena de niebla debe ser aplaudida. Abrasadora y espinosa, esta es Spears en su forma más confrontativa (“Silencio, detente, no hay nada que puedas hacer o decir”), un viaje estimulante junto con alguien que finalmente reclama su autonomía. Los ritmos sordos y sus gritos vocales son combativos, mientras que los ocho medios se sienten como alguien que se prepara para la batalla. Es una postura pertinente cuando se toma en el contexto de la vida de Spears en este momento, pero la suya es una historia de desafío y fortaleza. “Mi soledad ya no me mata”, afirma con autorreferencia. “Soy más fuerte que ayer”.”

Britney Spears se encuentra entre las personas más influyentes del año trás ser elegida por la mayoría de los lectores de la revista TIME através de una votación. La cantante también aparece en la sección de Iconos (probablemente no tendrá una portada porque el equipo exige una nueva sesión de fotos). El artículo para homenagearla fue escrito por Paris Hilton:

“Cuando la mayoría de la gente piensa en Britney Spears, piensa en Britney la superestrella. Ella es icónica. Una leyenda. Una de las artistas más influyentes en la historia de la música pop.

Cuando pienso en Britney Spears, veo el alma más dulce. Una madre. Una amiga. Una guerrera. Una joven que creció en la cultura sensacionalista de la década de 2000, cuando la máquina de los paparazzi fue aceptada, implacable y cruel.

Sí, hemos visto a Britney batir récords y entregar al mundo éxito tras éxito. Pero tras bambalinas, sobrevivió a más de una década de trauma y abuso de su tutela. En 2021, los gritos de batalla de #FreeBritney rugieron más fuerte que nunca en su red global de devotos fanáticos y un público preocupado. Nuestros corazones se rompieron cuando Britney habló sobre su dolor.

A pesar de la oscuridad que ha rodeado su vida, Britney personifica la alegría y comparte la luz de su hermoso corazón, la superestrella para siempre. Así que la apoyamos y la apoyamos mientras convierte el dolor en propósito, su espíritu inquebrantable más fuerte que nunca.” – Hilton, emprendedora y filántropa.

La sección de Iconos tiene de portada a Meghan Markle y al Príncipe Harry. Entre los otros que ganaron un artículo en esta sección, están la tenista Naomi Osaka y la cantante Dolly Parton.

Nuestra chance de mayor destaque sería Person of the Year ya que la portada generalmente es una ilustración. Pero ellos deben hacer una super entrevista con el ganador (y los runner ups), lo que es casi imposible con Britney por su situación. La decisión es de los editores de la revista, y será revelada en diciembre.




Soy de Buenos Aires, Argentina, fan de Britney desde 2001, el amor incondicional que tengo hacia ella me hizo con que quiera compartir con todos ustedes un espacio único y confiable donde podamos disfrutar de su vida y carrera.

error: Content is protected !!
Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com